module and plugin to add google adsense to joomla based websites
Opinión
Preguntele a Santoyo PDF Imprimir E-mail
Domingo, 04 de Noviembre de 2012 16:16

 

De esa diminuta y escuálida figura, brota una gran espalda. Parece ser, que de esa inteligencia superior, esa que tanto admira el ex asesor, primo del Patrón, emanan esos poderes telepáticos para conectarse con el mas allá, donde yace escondido el ‘Doc Ternura’ (Neo Papá Noel) y el en su infinita sabiduría dispara con esas prodigiosas manitas en su cuenta de twitter.  


 
Y es que no es para menos, de ese poder divino que expele el express, le ha dado para contrarrestar a toda esa sarta de ataques. Sale al acecho. Y lo hace, con la vehemencia del súper hombre, admirable en su hazaña.

Última actualización el Lunes, 11 de Febrero de 2013 18:57
Leer más...
 
OIGA, GRINGO… ¡EL QUE LO PEGA, LO PRENDE! PDF Imprimir E-mail
Martes, 30 de Octubre de 2012 16:57


Dos buenos amigos, un colombiano y norteamericano, sentados sobre el tanque de agua en una terraza cualquiera, discutían temas habituales y compartían un ritual sagrado. Uno de ellos, el tercermundista, levantando sus gafas lentamente con el índice izquierdo, mirando fijamente la punta encendida del ‘quenque’ que acababa de ‘pegar’ y, tras una satisfactoria tosecilla, dijo al gringo:



– En tiempos de globalización y sepelio de la memoria colectiva, la idiosincrasia histórica de la humanidad ha perdido valor al igual que libertades (sin juzgar a nadie). Así, es como resulta incomprensible que existan leyes y castigos que intentan controlar lo que un individuo le da a su propio cuerpo.



– ¡Jajajaja! Shit… Y ¿Por qué no intentan controlar con el mismo rigor legal el consumo de alcohol y de cigarrillo? Es más, y con todo respeto, pero ¿por qué no castigan, ponen presos o denominan como enfermos a los obesos (siendo un problema de salud pública en mi país) o a los pobres en Colombia (por ser tantos)…? Y si de adicciones se tratara, ¿qué hace el sistema para controlar la producción y el consumo de publicidad desmedida e irresponsable en la Internet? Se está creando seres autómatas adictos a lo virtual, los perfectos consumidores de bienes y productos legales del siglo XXI.

Última actualización el Lunes, 11 de Febrero de 2013 18:49
Leer más...
 
PUSSY RIOT: Diga lo que quiera, pero detrás de la línea amarilla PDF Imprimir E-mail
Jueves, 11 de Octubre de 2012 00:54

 

 




El concepto de libertad de expresión es probablemente uno de los mas difíciles de poner en práctica: A fin de cuentas, es razonable suponer que frente a cualquier idea que se exprese o manifieste, por lo menos haya alguien que se sienta incomodado al respecto, y cuando el incomodado está en una posición de poder la cosa toma otro cáliz: No solo el incomodado puede usar su posición de poder para tomar represalias, sino que quienes pueden sacar rédito de la situación, lo van a hacer en lo que es básicamente, un ajedrez político. ¿Qué significa en estos días entonces, hablar de libertad de expresión? En el marco del incidente de la banda rusa de punk Pussy Riot, vale la pena hacer un abordaje a esa pregunta.



Siendo brutalmente honestos, la protesta de las Pussy Riot el 21 de febrero de este año fue bastante corriente y derivativa, hasta caricaturesca incluso. La verdad es que entrar a una iglesia ortodoxa para gritar arengas contra el patriarca de la misma y Vladimir Putin no es  el mas original de los actos. De hecho, el nombre de la banda (que viene a traducir algo así como ‘Disturbio de coño’) parece pensado por alguien que se subió tarde al bus del Riot Grrl noventero. Sin embargo, la ejecución artística de la protesta es lo de menos; lo realmente grotesco fue la reacción del establecimiento ruso ante toda la situación: El juicio, si es que se le puede llamar así a semejante espectáculo, fue presidido por una juez que se oía mas como la coordinadora de disciplina de un colegio de monjas (aunque claro, también podía ser un artificio de la traducción simultanea en CNN), sermoneando a Nadezhda Tolokonnikova, Yekaterina Samutsevich y Maria Alyokhina, condenándolas por ‘Hooliganismo premeditado realizado por un grupo de personas motivadas por el odio religioso o la hostilidad’ y levantando una polvareda internacional de apoyo que el mismo colectivo ha rechazado en una muestra mas de la miope actitud del activismo de izquierda de ‘Predicarle a los convertidos’.

 

Última actualización el Lunes, 11 de Febrero de 2013 18:44
Leer más...
 
Kontra La Pared - 3 Generaciones de Grafitti PDF Imprimir E-mail
Miércoles, 10 de Octubre de 2012 23:52

 

 

 


En Colombia, los referentes más inmediatos del rap aparecen a comienzos de los ochenta, en las esquinas de barrios como Las Cruces, Kennedy o Ciudad Bolívar, en Bogotá, y en barriadas marginales como Aguablanca, en Cali, las comunas de Medellín y otros barrios populares de otras ciudades del país. El rap es ritmo y es protesta, es grito y sentimiento, gesto y movimiento, canto y cuento que va acompañado de otras expresiones afines como el breakdance y el grafiti, con su capacidad de afirmar un territorio o una identidad.



El Grafiti, cuyo desarrollo tiene más de 25 años, no está exclusivamente ligado al hip hop; hoy podemos hablar de tres tipos de grafiti: el textual-poético, otro proveniente de la estética del hip hop y los tags, y uno más reciente ligado al Street art o muralismo callejero. El grafiti textual y literario, si se quiere, está entroncado con las reivindicaciones de mayo del 68 y, en Colombia —y, me atrevo a asegurar, en Latinoamérica—, surge como un gran boom a mediados de los años ochenta en distintas capitales latinoaméricanas —siendo Bogotá una de las más importantes—.



Paredes de Buenos Aires o Quito, Ciudad de México y La Habana, Río de Janeiro o Caracas, Bogotá o Medellín amanecen y muchas veces permanecen vestidas con todo tipo de consignas políticas, poéticas, amorosas y siempre con mucho humor que reivindican la maravillosa capacidad significante de la palabra.


Rap contra la pared

El grafiti ligado al rap es una propuesta más plástica, colorida y alineada con la escuela del grafiti norteamericano; este es una suerte de arte mural que surge a fines de los setenta en Nueva York, como una forma de protestar, de romper esquemas establecidos y fronteras mentales. Jóvenes chicanos, negros, blancos y asiáticos inundaban todos los espacios públicos: los bloques donde vivían, las escuelas donde estudiaban y los trenes del metro que pintaban de arriba a abajo. Armados de aerosoles, salían a poner sus firmas o a dibujar grandes figuras multicolores, con una nueva estética: trazos gruesos, letras exageradas, que giraban y se contorneaban, casi ilegibles para la gente «común». Un código callejero y propio, un nuevo lenguaje, entendible solo desde el hip hop. 



Stencil y Streetart



Con el tiempo, esta propuesta ha ido madurando y hoy los grafiteros han inventado nuevas técnicas y formas de expresarse. Se pueden encontrar grafitis con formas muy abstractas, así como otros muy explícitos. A partir de la década de los noventa, estas dos corrientes del grafiti —literario y la estética hip hopera— propician, desde las facultades universitarias de arte y diseño, el surgimiento de una nueva generación de cultores del arte callejero; sirviéndose de nuevas técnicas gráficas, en particular del esténcil, generan una nueva corriente, que yo ubico más como muralismo callejero y que ha inundado las calles de las grandes ciudades.



En medio de estas tendencias sobrevive siempre la capacidad de decir y significar de la palabra contra la pared, del grafiti de texto que explora la posibilidad de jugar con las palabras y con sus sentidos diversos. Una palabra contestataria y marginal, que, con la complicidad de las paredes y la noche que la hospedan, dice a veces mucho más que la colorida composición plasmada a la luz del día en cualquier esquina.



Y QUIEN TENGA LA ÚLTIMA PALABRA QUE TIRE LA PRIMERA LETRA…

 

Por: Luis Lievano (Keshava)*
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla   



*Keshava Lievano, autor de esta nota, grafitero de la vieja escuela y comunicador, acaba de terminar un documental sobre 3 generaciones de Grafitti en Bogotá, para el canal de televisión Telesur y que se estrenará en la Cinemateca distrital a comienzos de Octubre.

 

 

 

 

 

 

Última actualización el Lunes, 11 de Febrero de 2013 18:46
 
Hail, Hail Rock and Roll! PDF Imprimir E-mail
Lunes, 18 de Junio de 2012 02:16

 



He estado siguiendo por los laditos el debate sobre Rock al Parque, en el que agudos críticos como mi amigo y colega Jose Gandour, uno de los más respetados y respetables periodistas musicales de la ciudad, cuestionan, con insistencia y desde hace rato, los procedimientos que según Gandour, están llevando al traste a uno de los mayores y más importantes eventos musicales de Bogotá y sin duda también del país y de América Latina. Hay en esto aspectos que no conozco de cerca y por ello no opino sobre estos. Pero lo que si llama mi atención es la persistencia de un cierto aire discriminador con respecto a los estilos musicales que el Festival incluye como parte de su más reciente concepto de diversidad. Gandour y muchos otros, alegan que el Festival desvirtúa por vía de su concepto sobre la diversidad la naturaleza específica de "Rock" al Parque, invitando agrupaciones que según cierta perspectiva no caben dentro del género.

 

-Escuchen el debate sobre Rock al Parque entre José Gandour y Santiago Trujillo (Director de IDARTES) acá -


Esta cuestión es muy interesante, a 56 años de historia oficial del género, de los cuales más de la mitad han visto la fabulosa expansión de su influencia mundial y en los que a la vez los aportes de las culturas a las que ha llegado, han destruído las fronteras de las definiciones rígidas. Hace mucho, la idea que dominó en los años 70, acerca de que el rock era el coto exclusivo de los "hombres, blancos y anglosajones", ha sido puesta en cuestión, no solamente por el oximoron que representaba de cara a su profunda historia, sino también por el reclamo de poder dentro de las instituciones del género por parte de los músicos y las audiencias excluídos de modo arbitrario, empezando por los de sus originales creadores afroamericanos, luego las mujeres y después la multitud de culturas que consideran su derecho a que sus expresiones se respeten como parte viva del género.


A mediados de los años 80, en medio del problemático clima racista de la industria, un poderoso e influyente movimiento multicultural irrumpió desde Nueva York para cuestionar sin ambages el apartheid impuesto desde el interior de las instituciones industriales, la historiografía, el periodismo y la crítica, mejor conocido como el Black Rock Coalition, impulsado por músicos, escritores, artistas, críticos, historiadores, productores y audiencias. El movimiento, un colectivo multitudinario de potentes voces, pretendía y todavía pretende, a 27 años de su creación, reinstaurar el derecho de los artistas negros y de otras culturas a habitar en el centro de la cultura del rock. Las acciones de este movimiento han tenido un profundo impacto, del que se desprende que aun si todavía sectores de las instituciones no abandonan del todo sus prácticas discriminatorias, ya no es tan fácil ordenar el universo del rock de una manera tendenciosa, al servicio de una perniciosa idea de supremacía cultural y racial. Al respecto, vale la pena consultar el Manifiesto que estableció al Black Rock Coalition.


Resulta al menos curioso, que comentaristas como Gandour reivindiquen el rock latinoamericano, pero sin algún deseo aparente de reflexionar acerca de lo que ser latinoamericano significa desde el punto de vista de la multiplicidad que constituye su cultura, y en esa via, la posibilidad del surgimiento de un rock latinoamericano con la palpitante cuestión de si el rock latino es apenas un derivativo de una idea emoliente y vieja.


En declaraciones como la de Gandour parece advertirse un nuevo modo de discriminación que ignora al menos los grandes debates que sobre la naturaleza del rock han poblado su razonamiento crítico de frente a su historiografía contemporánea. Al respecto, al menos dos documentos publicados por prestigiosos escritores musicales me vienen a la cabeza, uno es el de Chris Stapleton y Chris May, de 1990, "African Rock: The Pop Music Of A Continent", y el otro "World Music, Politics and Social Change" de Simon Firth, de 1989. Cito estos dos trabajos en medio de una abultada bibliografía de diverso tipo y además porque las discusiones que allí se plantean le prestan un contexto pertinente a lo que estoy pensando aquí.


A mi me parece insólito que mientras instituciones del rock como el Hall de la Fama celebran la diversidad de la cultura alrededor del rockandroll, en la que existe una sección de su museo, aparte de su política de inducciones, dedicada al Rap y la cultura Hip hop, Jose y otros críticos protesten con apenas disimulada vehemencia la presencia de grupos colombianos como ChocQuibTown -en el cierre del Festival el año pasado. Debe ser porque tal vez no estamos hablando de la misma cultura del rock, debe ser que el rock latinoamericano tiene una historia aparte, que solo se conecta con aquella vieja idea de que solo algunos individuos y unos cuantos estilos exclusivos derivados de los practicados por ciertos artistas conforman la "cultura del rock". Debe ser que América Latina queda muy lejos.

 

ACLARACIÓN: Con respecto al texto que recién publiqué sobre el debate de Rock al Parque, quiero presentar excusas a Jose Gandour, el periodista y comentarista que se menciona allí, por cualquier fisura que pudiera representar algun malentendido en la lectura del texto. Conozco a Jose desde hace unos veinte años y conozco de su integridad y honestidad.


Mis apreciaciones solo pretenden donar un contexto a la perspectiva que sobre el tema he querido ofrecer, y de ningún modo una acusación arbitraria y anti-gallarda sobre mi colega. Con todo respeto, Jose.


Es solo la expresión de una idea crítica sobre aspectos que parecen no tener doliente en el periodismo y la crítica musical de nuestro país. Mi voz parece solitaria, y tal vez lo sea, pero aunque con gran respeto por los demás, suena.

 

Por: Angel perea - Musicólogo, Periodista y crítico de música, especialista en historia social de la cultura afroamericana.

 

https://www.facebook.com/angelpereaescobar

 

 

Última actualización el Martes, 19 de Junio de 2012 03:12
 
La cultura de la ilegalidad PDF Imprimir E-mail
Martes, 12 de Junio de 2012 22:05



Hace poco estuve en Austin, Texas, para el Festival SxSw. En una noche cualquiera del viaje, mientras trabajaba en mi computador en el centro de convenciones, un desconocido que estaba cerca me preguntó: ¿Va a estar acá los próximos cinco o diez minutos?  Le contesté que sí, ante lo cual respondió: ¿Me puede cuidar el iPhone, que está cargando, mientras voy al baño?



La situación se repitió dos días después, cuando una señora de nuevo me pidió que le cuidara su iPhone mientras buscaba a su marido. Tal vez una historia así no sea muy sorprendente para muchas personas en este planeta, pero yo no dejaba de pensar: qué rico vivir sin esa paranoia de la que los colombianos somos presa (para no ir muy lejos, diez días después le robaron el celular a mano armada a un amigo mientras sacaba a pasear a su perra en un buen barrio bogotano). En principio tendemos a pensar que un atraco de ese tipo es algo extremo, pero la verdad es parte intrínseca de una cultura colombiana que produce tristeza.



Para la muestra un botón: hace pocos meses realizamos el Festival Estéreo Picnic, evento que concluyó un proceso de todo un año y en el que siete socios y una veintena de colaboradores invertimos alma, corazón, vida y la plata que no tenemos. Y mientras algunos de mis socios celebran que miles de personas vivieron uno de los mejores días de su existencia, disfrutando de una gran experiencia, yo tuve una vivencia completamente opuesta, pues tuve que ver cómo cientos de personas, obedeciendo a nuestra cultura de la ilegalidad, nos perjudicaban de una u otra forma y no valoraban el esfuerzo necesario para realizar un show de esta magnitud.



El día del Estéreo Picnic, uno de los posts en la página de Facebook del festival, escrito por Zhali Mars, decía, literalmente: “Quien quiere ir al Estereo Picnic??? Vamos y nos colamos!!! o ayá habrán revendedores!!! ;) hagamos parche y vamos....??”. Sin duda es una pequeña muestra de lo que tuvimos que enfrentar, a saber:


 
- Manillas falsas, remendadas o recicladas del año pasado.
- Gente colada en las listas de proveedores.
- Personal de logística recibiendo plata para dejar colar personas por uno de los costados del lugar.
- Los empleados del puesto de salud cobrándole a la gente para entrarlos como miembros de la brigada.
- Compra de cortesías revendidas.
- Decenas de colados vendiendo aguardiente ilegalmente dentro del lugar.
- Múltiples robos de celulares, carteras y maletas a los asistentes.
- Personas que tenían acceso a camerinos, sacando las bebidas energizantes que allí regalábamos para dárselas a sus amigos.
- El robo del computador de uno de nuestros proveedores, que contenía la programación de una de las actividades de un patrocinador.
- El robo de la maleta de Yuksek, uno de los músicos invitados, junto con su computador, un micrófono, audífonos, cámara, discos duros, Nanopod, un Blackberry y su billetera.
- El descaro de uno de mis ex socios, que, incapaz de pedir de frente que le ayudáramos con una cortesía para uno de sus clientes, trató de meterlo en listas de producción a nuestras espaldas.

 


Esto es solo una parte de lo que nos pasó. Aunque uno de nuestros socios diga que no le importan las pérdidas y que se siente millonario solo por ser dueño de un pedacito de este Festival que hace feliz a tantos; a mí, sí me parece terrible que en sus tres ediciones el Festival haya dejado varias cientos de millones de pesos en pérdidas, pero me duele aún más ver tanta gente a la que le parece buenísimo lo que hacemos, pero que simplemente no lo valora. Como bien le dijo un amigo que nos ayudaba en la entrada (a quien por cierto le robaron su iPhone) a una persona que había comprado una cortesía revendida: “si te gusta el Festival, ¿por qué no lo apoyas de verdad? ¿Por qué no haces las cosas legalmente?



Y es que la ilegalidad no consta únicamente de acciones drásticas como robarle el celular a mano armada a quien sacó a pasear a su perro, sino de estos pequeños hechos que enlodan el esfuerzo de los demás y no nos permiten crecer como sociedad y como país.



Por ejemplo, en el Festival de Coachella, en California, prácticamente no se ve la policía, ventas ilegales de trago o problema alguno. En Lollapalooza, que transcurre en Chicago, el cerramiento es con vallas de 2.10 metros de altura y no se tiene que hacer perímetro de seguridad especial para evitar que la gente se cole, porque el 99.9% de las personas actúa legalmente y compra su boleta. En Colombia, a pesar de los perímetros y de todas las medidas de seguridad, más del 6% de la gente que entró a Iron Maiden lo hizo colada, algunos individuos incluso llevando cortafríos para romper las rejas del parque; y en el Estéreo Picnic calculamos que entre el 7% y el 11% de las personas ingresó de una forma ilegal.



Yo siempre he pensado que la música es cultura, y he sido feliz trabajando para abrir nuevas posibilidades artísticas y de pensamiento, pero a diferencia de mi socio hoy no me siento en absoluto feliz, porque creo que de nada sirve el esfuerzo, si la cultura que no logramos cambiar es la de la ilegalidad.

 

Por: Gabriel García
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

 

Última actualización el Jueves, 21 de Junio de 2012 16:17
 
Rock al Parque: DEFENDIENDO LO INDEFENDIBLE PDF Imprimir E-mail
Martes, 22 de Mayo de 2012 01:43

 

 

Un día de estos amanecí con ganas de hacer de abogado del diablo y dedicarme a defender causas indefendibles, no se si porque me canso a veces de oír las mismas criticas de personajes fácilmente criticables, o como simple ejercicio dialéctico, total,  a partir de hoy emprenderé dicha labor a sabiendas que generará escozor en más de uno, pero al mismo tiempo trataré de generar nuevas miradas a fenómenos del mundo musical que por sus propios méritos se han ganado un lugar privilegiado tanto en la critica acertada, como en la oportunista y envidiosa.

 

 

 

 


Inicialmente me ocuparé de temas como el Festival Rock al Parque, el Reguetón, Shakira, el género Popular, y muchas otras joyitas inherentes a nuestra sociedad.



FESTIVAL ROCK AL PARQUE 


Nada mas oportuno que defender este evento que año tras año enciende ánimos dentro de la "comunidad rockera" del país, especialmente de su capital, para muchos un certamen que ofrece grandes oportunidades tanto a artistas de la escena como a melómanos gustosos del rock y géneros afines.


Pero solo falta que empiecen a anunciar el cartel de agrupaciones convocadas en sus diferentes categorías como seleccionados distritales, invitados distritales, nacionales e internacionales, para que empiecen a quejarse de lo mismo que se han venido quejando desde que este festival empezó: que solo rosca, que lo mismo de siempre, que solo bandas nuevas, que falto tal, que porqué tanto metal, que porqué no hay mas metal, que mucha rumba, que esta muy aburrido, que muy comercial, que faltan artistas de peso, que muy hipster, que debería haber un festival de solo Metal, que solo moditas, que eso no es rock, que mucho artista quemado, que muy electrónico, que mucho Ska y Reggae, en fin, malo si sí, malo si no. Y así, infinitamente llegarán detractores y defensores de este evento que a muchos ya no les llama la atención (especialmente cuando empiezan a envejecer) y otros esperan con emoción.



1.-  Lo primero que les puedo decir a todas esas bandas que no pasan la convocatoria, es que antes de salir llorando porque no pasaron por que "no están en la rosca", tómense un tiempo para analizar en que está fallando su proyecto, qué deben replantear, califiquen objetivamente su música y tomen conciencia de cuál es el nivel que realmente tienen, pues en mi humilde opinión la mayoría de las más de 300  agrupaciones que se presentan y no pasan al festival son verdaderamente mediocres y en términos generales no aportan ni creativamente, ni estilisticamente nada a la escena de la cual se sienten representantes, es más, los invito a que revisen el listado mas o menos cada tres años y verán que la mayoría de los que se inscriben dejan de existir, lo cual sí refleja un problema real de la escena: El de baja calidad de muchas, y la falta de persistencia que exige esta carrera para cualquier protagonista de este arte.



2.- Como segunda medida, dejen de pensar  que este festival es la panacea del rock nacional, que tiene todas las respuestas a su futuro profesional y que de ahí van a saltar al estrellato!!!  Nada mas errado, pues con unas mínimas y contadas excepciones, de allí , en más de 15 años no ha salido nada que no responda a un concienzudo y maratónico esfuerzo de quienes trabajan acertadamente en una carrera proyectada a largo plazo, como dijo una vez Brian Eno : " la suerte, no es mas que estar listo ".



3.- Que la gente esté acostumbrada a no pagar por ver artistas nacionales, NO ES CULPA DE ROCK AL A PARQUE, parece que no conocieran el país donde viven!, acá todo lo queremos bueno, bonito y gratis!, o es que la gente no va a pagar por un artista internacional porque en el festival se ven gratis?, o es que en las ciudades Colombianas donde no hay Rock al Parque (o similar) LES GUSTA PAGAR?. No seamos ingenuos, ese no es el problema, solamente hablando de este asunto podríamos gastar muchas palabras y es muy fácil echarle la culpa a el festival, y para los que todos los años proponen ponerle precio a la entrada al Simón Bolívar, esa opción muy difícilmente se tomará en cuenta pues es un evento distrital que supondría muchas dificultades en caso de que sea cobrado, y afectaría el derecho de inclusión, que es uno en los que se fundamenta este festival, y ya bastantes problemas generó el hecho de incluir patrocinadores en el mismo. 



4.- Es el festival al aire libre GRATUITO  mas importante de latinoamérica, y el tercero en el mundo, y así como GRATUITO que es,  la mecánica es muy sencilla: si le gusta la banda que toca, la ve, y si no le gusta, pues no la ve y punto! nadie le exige que la vea, por lo tanto si va a ir a fastidiar a otros que si quieren verla, está equivocado de lugar, es más, todas las bandas independientes del proceso en que estén, si es de su agrado o no, si están por "rosca "o por merecimiento, nacionales o internacionales, merecen el mismo respeto, y ¿quién se cree usted para ofender o agredir a un artista en tarima o a los seguidores de esa banda sencillamente porque a usted le parece mala?. Si no está dispuesto a tolerar, esperar y respetar, mejor quédese viéndolo en Canal Capital con ese sonido regularsito y frio que siempre ponen en la trasmisión.



5.- Aunque usted no lo sepa, este es uno de los eventos políticos mas importantes del distrito y durante muchos años intentaron enterrarlo fallidamente, y cada realización del mismo implica muchos movimientos de esta índole, innumerable cantidad de candidatos lo han usado y seguirán haciéndolo para convencer a los jóvenes de su gran "cercanía con el segmento juvenil ". y como todos sabemos, donde hay intereses políticos, hay manipulación. Duelale a quien le duela, de todos los festivales "Al Parque", no hay ni uno que se le medio acerque en convocatoria, por lo tanto políticamente seguirá siendo rentable.



6.- ¿Porqué las bandas nacionales generalmente suenan regular y las internacionales muy bien? hace una década podíamos echarle la culpa a los equipos, ahora no, todos tienen casi las mismas posibilidades técnicas,  ingenieros de sonido profesionales (algunos hasta de talla internacional), instrumentos profesionales, y hasta las mismas facilidades logísticas, camerinos, backline, y personal tecnico, entonces qué cree usted que pasa?



7.- Se acaba el evento y no pasa nada más en la escena, puede ser cierto, pero volvemos al punto #2, el Festival esta concebido así, no para sostener una casi inexistente industria rockera,  y a decir verdad si están pensando que el gobierno les va a garantizar una prospera carrera, están miando fuera del tiesto, el Estado a duras penas cubre mediocremente las prioridades mínimas de una ciudad, y no soñemos con planteamientos de políticas a largo plazo, pues cada nueva administración traerá sus propios intereses y procederes. Por muchos años me he preguntado qué pasaría si esos recursos los invirtieran de otra forma en cultura, recreación y arte, y mis respuestas son realmente pesimistas, probablemente no se destinaría ni la tercera parte de lo que ahora se destina, el infaltable manto de la corrupción la devoraría por igual, destinarían el presupuesto para rock?, y no sé, tal vez, pero solo tal vez, se plantearía un tipo de proceso que a la larga resulte mas sostenible para las personas que nos dedicamos a la música.



De todas maneras es innegable el aporte que Rock al Parque ha brindado a esta ciudad, sobre todo a la incipiente escena del rock y sus afines, que probablemente estaría peor sin el festival, sin la posibilidad de codearse con artistas de gran nivel, sin menos alternativas de contactos, sin conocer nuevas tendencias y artistas que en otras condiciones no podría acceder, y sobre todo sin el efímero cuarto de hora mediático que representa un show de 45 minutos en una tarima internacional.
Lo mas triste es que para la mayoría de bandas semi - profesionales que tenemos, este evento representa por lo menos la mitad del presupuesto de ingresos anual, y en muchos casos, el ÚNICO.

 

Por: Camilo Olaya Zea - http://laorejaafilada.blogspot.com

 

 

 

Última actualización el Jueves, 21 de Junio de 2012 16:16
 
GORRONEA, GONORREA. GORRONEAR, GORREAR, GORRERO... PDF Imprimir E-mail
Sábado, 12 de Mayo de 2012 18:03




Constantemente dentro del slang que se pasea por los barrios populares de Medellín escuchamos con frecuencia la palabra GORRONEA y tomado como una deformación de GONORREA, la temida enfermedad venérea, pero que en el contexto local hace alusión a personas o situaciones molestas, dolorosas o a un grado de dificultad. También se utiliza como expresión de sorpresa o como insulto. Los ejemplos son muchos: "el profe me rajó en el parcial por que es una gorronea", "el examen parcial estuvo una gorronea", “ese man es un faltón, una gorronea”.

 

 

 

Recientemente en una película norteamericana, con subtitulos en español, en un diálogo leímos lo siguiente “no se deje gorronear” e inmediatamente pensamos o qué su traductor era un colombiano o que la palabra no se podía tomar en el contexto acostumbrado a nuestros oídos… en otras palabras, para satisfacer la curiosidad nos fuimos a los diccionarios:



Gorronear



v. tr./intr. Consumir o utilizar una cosa sin pagar por ella y a costa de los demás.
intr. Comer o vivir a costa ajena.
intr. Comer, vivir o hacer cualquier cosa a costa ajena: “deja de gorronear y compra tabaco”.



Se conjuga en Presente de la siguiente forma:



Yo gorroneo
Tú gorroneas
El gorronea
Nosotros gorroneamos
Vosotros gorroneáis
Ellos gorronean



En este momento recordamos una palabra que hemos oído mucho en la costa norte colombiana “Gorrero” y su consecuente “Gorrear” como sinónimos de “Gorronear”:

Gorrear


Colombianismo: Comer, vivir o hacer cualquier cosa a costa ajena: “va a gorrear a casa de sus parientes”.



Gorrero


Colombianismo: El que come a costas de los demás: "Llego este tipo que es mas gorrero".
Y se utiliza como sinónimo de parásito, vividor.


Intuimos gorrero que viene de “vivir de gorra” y aplica a aquellas personas que no pagan en ningún sitio, y siempre esperan que sus amigos le inviten y paguen ellos...



Gorrón es sinónimo de gorrero; pero un gorrero también es una persona que fabrica o confecciona gorros o gorras...



En conclusión, cuando ahora le digan “deje de ser gorronea” le están diciendo que saque plata y ayude a pagar la cuenta…

 

Por: Sergio Santana Archbold - https://www.facebook.com/sergio.santanaarchbold

 

 

 

 

Última actualización el Viernes, 08 de Junio de 2012 02:27
 
LA REVOLUCIÓN DEL AMOR PDF Imprimir E-mail
Miércoles, 09 de Mayo de 2012 17:43

Lo primero que tengo que declarar es que no sé nada de política, dentro de mí hay una intuición que crece como un murmullo, me genera escozor e incomodidad y me impulsa a comunicarme, además, tengo la impresión de que mi opinión coincide con la de mucha gente. Gente normal, corriente que al parecer no tiene poder de decisión para parar este atroz daño ambiental y cultural. El daño que están haciendo hace mucho tiempo los que manejan el rumbo del mundo, los que manipulan nuestro propio futuro, el tuyo, el mío, el de todos. No sé si esto sea una postura política o no, pues no es ni de izquierda ni de derecha, más bien, es adelante y no atrás, no es evolución, es revolución. La visión que expongo aquí tiene que ver con el amor que le tengo al planeta y a la gente que habita en él.



Constantemente me llegan videos del desplazamiento forzado de poblaciones, fotos y textos que aluden al problema de los indígenas y sus territorios ancestrales, habitantes de estos lugares por derecho propio. De afrodescendientes y gente que hace parte de esta mixtura de razas que somos y viven en lugares donde hay minerales o espacios aptos para desarrollar proyectos que generan mucho dinero para pocos y terribles daños para muchos, peor aún, a costa de la supervivencia de los ecosistemas. Todo esto en manos de multinacionales que buscan más y más ingresos económicos sin importar los catastróficos e irremediables daños ambientales y culturales que, avalados por los políticos de turno, pasan por encima del verdadero futuro de la gente y la tierra que nos da de vivir cada día.

 

Última actualización el Miércoles, 09 de Mayo de 2012 18:12
Leer más...
 

Warning: Illegal string offset 'active' in /home3/mmmaga/public_html/2013/templates/mf_musicmachine/html/pagination.php on line 34

Warning: Illegal string offset 'active' in /home3/mmmaga/public_html/2013/templates/mf_musicmachine/html/pagination.php on line 40

Warning: Illegal string offset 'active' in /home3/mmmaga/public_html/2013/templates/mf_musicmachine/html/pagination.php on line 34

Warning: Illegal string offset 'active' in /home3/mmmaga/public_html/2013/templates/mf_musicmachine/html/pagination.php on line 40

Warning: Illegal string offset 'active' in /home3/mmmaga/public_html/2013/templates/mf_musicmachine/html/pagination.php on line 34

Warning: Illegal string offset 'active' in /home3/mmmaga/public_html/2013/templates/mf_musicmachine/html/pagination.php on line 40

Warning: Illegal string offset 'active' in /home3/mmmaga/public_html/2013/templates/mf_musicmachine/html/pagination.php on line 34

Warning: Illegal string offset 'active' in /home3/mmmaga/public_html/2013/templates/mf_musicmachine/html/pagination.php on line 40

Warning: Illegal string offset 'active' in /home3/mmmaga/public_html/2013/templates/mf_musicmachine/html/pagination.php on line 34

Warning: Illegal string offset 'active' in /home3/mmmaga/public_html/2013/templates/mf_musicmachine/html/pagination.php on line 40

Warning: Illegal string offset 'active' in /home3/mmmaga/public_html/2013/templates/mf_musicmachine/html/pagination.php on line 34

Warning: Illegal string offset 'active' in /home3/mmmaga/public_html/2013/templates/mf_musicmachine/html/pagination.php on line 40

Warning: Illegal string offset 'active' in /home3/mmmaga/public_html/2013/templates/mf_musicmachine/html/pagination.php on line 34

Warning: Illegal string offset 'active' in /home3/mmmaga/public_html/2013/templates/mf_musicmachine/html/pagination.php on line 40
«InicioPrev1234567PróximoFin»

Página 1 de 7
Próximos Eventos

No current events.


Ir a edición digital 12
Ir a edición digital 11

Ir a edición digital 10

Ir a edición digital 09

Ir a edición digital 06

Ir a edición digital 06

Ir a edición digital 06

Ir a edición digital 05

Ir a edición digital 03

Ir a edición digital 03

Ir a edición digital 02

Ir a edición digital 01

Puntos de distribución

Siguenos en tu red social favorita
Music Machine Facebook Music Machine Myspace Music Machine Twitter

Artistas del mes



LIANNA

Video Recomendado


Kavelo Feat. Flaco Flow & Melanina y DJ Pho

Prejuicios

GalerÍa
Banner
Banner
Banner